En nuestro ajetreado mundo moderno, la práctica del mindfulness está emergiendo como un faro de calma y claridad. Recuperar la confianza y conectar con tu yo interior es parte de mi trabajo, me llamó Mar Sanchez y en este artículo me gustaría aclararte ¿Qué es exactamente el mindfulness y cómo puede transformar tu bienestar?

En su esencia, el mindfulness es la capacidad de estar plenamente presente y consciente en el momento presente, sin juzgar. Es el arte de prestar atención a nuestras experiencias internas y externas de una manera deliberada y sin distracciones. Al centrarnos en el aquí y ahora, cultivamos una mayor conciencia de nuestros pensamientos, emociones y sensaciones físicas.

A través del mindfulness, aprendemos a ser testigos de nuestros pensamientos, emociones y sensaciones físicas sin reaccionar ante ellos. Es como si encendieras una linterna en la oscuridad de tu mente, iluminando cada pensamiento y emoción con una luz de conciencia tranquila.

Aunque pueda sonar sorprendente, el mindfulness no es nada novedoso, y tiene sus orígenes en los rituales de meditación de los monjes budistas. Lo que conocemos como mindfulness ha sido transmitido a lo largo de los siglos como una técnica esencial para cultivar la atención plena y la conciencia del momento presente. No en vano, el mindfulness se ha integrado en nuestra vida cotidiana como una herramienta poderosa para mejorar el bienestar emocional y mental. Lejos de ser una moda pasajera, el mindfulness se ha convertido en una práctica fundamental para abordar el estrés, la ansiedad y otros desafíos modernos.

Y, ¿Cómo se práctica el mindfulness?

Para iniciarte en esta aventura, puedes comenzar con sesiones cortas de solo unos minutos y luego ir extendiéndolas gradualmente hasta alcanzar períodos más largos, como 30 minutos, o hasta que te sientas satisfecho con la duración de tu práctica.

La perseverancia es clave, ya que los cambios no suelen ocurrir de la noche a la mañana. Es un proceso gradual que requiere dedicación y paciencia, sin intentar apresurar resultados.

Elige un lugar y momento tranquilo. Busca un espacio donde sepas que no serás interrumpido y que te permita estar libre de distracciones. Puede ser tu habitación, un balcón o incluso durante un baño relajante. Elige también un momento del día en el que puedas disfrutar de paz y tranquilidad para meditar.

Usa ropa cómoda. Opta por prendas que te permitan moverte libremente y que no te generen incomodidad. Esto te ayudará a minimizar las distracciones durante tu práctica.

Adopta una postura cómoda. Ya sea sentado en el suelo con las piernas cruzadas o acostado sobre una esterilla de yoga, elige una postura que te permita mantener la espalda recta y el cuerpo relajado.

Enfócate en la respiración y las sensaciones corporales. Dirige tu atención a la sensación de la respiración mientras entra y sale de tu cuerpo. Observa cómo el aire llena tus pulmones y cómo se libera al exhalar. Si tu mente se distrae con pensamientos, simplemente obsérvalos y vuelve gentilmente tu atención a la respiración.

Deja que los pensamientos y emociones fluyan. Si surgen pensamientos o emociones durante tu práctica, permíteles estar presentes sin juzgarlos ni aferrarte a ellos. Déjalos pasar como nubes en el cielo y regresa tu atención a la respiración.

En conclusión, cuidar nuestro bienestar es una tarea fundamental para llevar una vida tranquila y equilibrada. Las técnicas de meditación, como el mindfulness, pueden ser un recurso útil para controlar la ansiedad, mejorar nuestra atención, evitar el estrés y recuperar el control de nuestras emociones.