Descubriendo el Mindfulness: Un enfoque para mejorar Tu Bienestar

En nuestro ajetreado mundo moderno, la práctica del mindfulness está emergiendo como un faro de calma y claridad. Recuperar la confianza y conectar con tu yo interior es parte de mi trabajo, me llamó Mar Sanchez y en este artículo me gustaría aclararte ¿Qué es exactamente el mindfulness y cómo puede transformar tu bienestar?

En su esencia, el mindfulness es la capacidad de estar plenamente presente y consciente en el momento presente, sin juzgar. Es el arte de prestar atención a nuestras experiencias internas y externas de una manera deliberada y sin distracciones. Al centrarnos en el aquí y ahora, cultivamos una mayor conciencia de nuestros pensamientos, emociones y sensaciones físicas.

A través del mindfulness, aprendemos a ser testigos de nuestros pensamientos, emociones y sensaciones físicas sin reaccionar ante ellos. Es como si encendieras una linterna en la oscuridad de tu mente, iluminando cada pensamiento y emoción con una luz de conciencia tranquila.

Aunque pueda sonar sorprendente, el mindfulness no es nada novedoso, y tiene sus orígenes en los rituales de meditación de los monjes budistas. Lo que conocemos como mindfulness ha sido transmitido a lo largo de los siglos como una técnica esencial para cultivar la atención plena y la conciencia del momento presente. No en vano, el mindfulness se ha integrado en nuestra vida cotidiana como una herramienta poderosa para mejorar el bienestar emocional y mental. Lejos de ser una moda pasajera, el mindfulness se ha convertido en una práctica fundamental para abordar el estrés, la ansiedad y otros desafíos modernos.

Y, ¿Cómo se práctica el mindfulness?

Para iniciarte en esta aventura, puedes comenzar con sesiones cortas de solo unos minutos y luego ir extendiéndolas gradualmente hasta alcanzar períodos más largos, como 30 minutos, o hasta que te sientas satisfecho con la duración de tu práctica.

La perseverancia es clave, ya que los cambios no suelen ocurrir de la noche a la mañana. Es un proceso gradual que requiere dedicación y paciencia, sin intentar apresurar resultados.

Elige un lugar y momento tranquilo. Busca un espacio donde sepas que no serás interrumpido y que te permita estar libre de distracciones. Puede ser tu habitación, un balcón o incluso durante un baño relajante. Elige también un momento del día en el que puedas disfrutar de paz y tranquilidad para meditar.

Usa ropa cómoda. Opta por prendas que te permitan moverte libremente y que no te generen incomodidad. Esto te ayudará a minimizar las distracciones durante tu práctica.

Adopta una postura cómoda. Ya sea sentado en el suelo con las piernas cruzadas o acostado sobre una esterilla de yoga, elige una postura que te permita mantener la espalda recta y el cuerpo relajado.

Enfócate en la respiración y las sensaciones corporales. Dirige tu atención a la sensación de la respiración mientras entra y sale de tu cuerpo. Observa cómo el aire llena tus pulmones y cómo se libera al exhalar. Si tu mente se distrae con pensamientos, simplemente obsérvalos y vuelve gentilmente tu atención a la respiración.

Deja que los pensamientos y emociones fluyan. Si surgen pensamientos o emociones durante tu práctica, permíteles estar presentes sin juzgarlos ni aferrarte a ellos. Déjalos pasar como nubes en el cielo y regresa tu atención a la respiración.

En conclusión, cuidar nuestro bienestar es una tarea fundamental para llevar una vida tranquila y equilibrada. Las técnicas de meditación, como el mindfulness, pueden ser un recurso útil para controlar la ansiedad, mejorar nuestra atención, evitar el estrés y recuperar el control de nuestras emociones.

Mindfulness: La clave para una mente y cuerpo saludable

En un mundo donde el estrés y la ansiedad son compañeros frecuentes en la vida cotidiana, el mindfulness emerge como una poderosa herramienta para cultivar la salud mental y física. Originario de antiguas prácticas de meditación orientales, el mindfulness ha ganado popularidad en Occidente gracias a su capacidad para reducir el estrés, mejorar la concentración y promover una sensación general de bienestar.

A continuación y desde Mindfulness, vamos a enumerar algunos de los múltiples beneficios y ventajas que puedes obtener al realizar esta práctica, tanto a nivel de salud mental como física.

Beneficios para la salud mental:

Reducción del estrés. El mindfulness ha demostrado ser una herramienta efectiva para reducir los niveles de estrés y mejorar la salud mental. Al entrenar la mente para enfocarse en el presente, se disminuye la preocupación por el futuro y el remordimiento por el pasado, lo que conduce a una sensación de calma y equilibrio emocional

Mejora la capacidad de concentración. La práctica regular del mindfulness fortalece la capacidad de concentración y atención. Esto se traduce en una mayor eficiencia en las tareas cotidianas y una menor propensión a la distracción.

Manejo de las emociones. Al cultivar la conciencia plena de las emociones, el mindfulness ofrece herramientas para gestionarlas de manera saludable. Quienes lo practican han aprendido a observar sus emociones sin identificarse con ellas, lo que les brinda una mayor capacidad para regular su estado emocional.

Alivio del dolor crónico. Para aquellos que sufren de dolor crónico, el mindfulness ofrece un enfoque complementario para gestionar el malestar y los dolores relacionados a la salud mental. Al cultivar una actitud de aceptación y no resistencia hacia el dolor, se reduce la percepción de este y se mejora la calidad de vida.

Beneficios para la salud física:

Reducción de la presión arterial. La práctica regular del mindfulness se ha asociado con una disminución de la presión arterial en personas con hipertensión. Esta reducción del estrés contribuye a una salud cardiovascular óptima.

Fortalecimiento del sistema inmunológico. Existe evidencia que sugiere que el mindfulness puede fortalecer el sistema inmunológico, lo que resulta en una mayor capacidad del cuerpo para combatir enfermedades e infecciones, ayudando a mejorar la salud física.

Mejora del sueño. La práctica regular del mindfulness puede promover un sueño más reparador y de mejor calidad. Al calmar la mente y reducir la rumiación mental antes de acostarse, se facilita el proceso de conciliar el sueño y se previenen los trastornos del sueño.

Como verás, el mindfulness no solo es una práctica espiritual o filosófica, sino también una herramienta poderosa para mejorar la salud mental y física. Al cultivar una atención plena y consciente, podemos encontrar un oasis de calma en medio del ajetreo diario y alcanzar un estado de bienestar integral. Por eso y si quieres tener una vida plena y feliz, te invito a que visites mi página web Mindfulness, y conozcas todos los cursos que tenemos sobre mindfulness para grandes y chicos.

¿Cómo reducir el estrés laboral a través del mindfulness?

Hoy por hoy, todos necesitamos un momento de relajación y más cuando vivimos bajo un constante estrés laboral.

En mindfulness creemos que la salud mental es fundamental para trabajar en armonía y en paz contigo mismo y tu equipo de trabajo. Por esta razón, hemos preparado un par de consejos que puedes aplicar en el día a día para conectar con tu mente y realizar todas las tareas de tu trabajo.

Sé consciente del momento y tu respiración.  Muchas veces en el apuro de comenzar con nuestras tareas laborales nos olvidamos de la postura que tenemos al sentarnos. Recuerda que esto nos quita menos de un minuto y para reducir el estrés laboral va perfecto, solo basta con tener la espalda recta y bien apoyada contra el respaldar y ambos pies apoyados sobre el suelo.

Realiza 15 respiraciones cuando sientas ansiedad. Para esos momentos en donde sientas que el mundo se te viene encima y no puedas controlar tus nervios, detente un momento y realiza 15 respiraciones de forma consciente, verás como disminuyen los niveles de estrés laboral.

Desconéctate y estira 10 minutos. En un mundo conectado a internet 24/7, desconectarse resulta una tarea complicada. Sin embargo, no tiene porque serlo, basta con pararte ir al baño y lavarte la cara, caminar un poco por el espacio en donde estés, sin pensar en tu trabajo o en los pendientes del día.

Observa tu entorno y agradece por el presente. Con el estrés laboral del día a día pocas veces nos detenemos agradecer por lo que tenemos y hemos logrado conseguir profesionalmente. Por eso es importante que te detengas por un par de minutos y agradecer por tu entorno o el lugar en donde estés trabajando.

Escucha tú música favorita. No tiene porque ser clásica necesariamente sino algo con lo que te motives y vuelves a conectar luego del estrés laboral del día a día. Esto puede servirte siempre y cuando esté permitido hacerlo durante algún periodo de tiempo.

Utiliza recordatorios. La palabra “mindful” significa recordar. Y qué mejor forma de hacerlo que poniéndote alarmas en el móvil o en el ordenador.

En conclusión, integrar el mindfulness en el trabajo, puede traerte grandes beneficios aparte de ayudar a reducir el estrés laboral. Si tienes motivación para hacerlo te recomiendo que empieces con la técnica que te resulte más fácil y analices los resultados día a día.

 

Meditación en mindfulness

Meditación en mindfulness

¿Qué beneficios psicológicos tiene la meditación en mindfulness?

Existen tres tipos de técnicas en la meditación:

• Atencionales

• Constructivas

• Deconstructivas
Cada una desarrolla aspectos específicos de la mente, pero sólo las atencionales se asocian a la cualidad de Mindfulness, Dahl et al (2015).

Las técnicas de meditación de tradición milenaria han sido foco de atención en las últimas décadas de la neurociencia, avalada por numerosos estudios neurocientíficos publicados en revistas de primer nivel en el mundo científico. Los resultados de dichos estudios demuestran que la meditación influye en:

  1. La regulación de la atención
  2. La regulación emocional
  3. El control del yo y el conocimiento de nuestro cuerpo. Hozel et al (2009)

Además de los beneficios psicológicos, fisiológicos y cognitivos, se ha demostrado a través de la resonancia magnética funcional (RMf) que con la práctica de Mindfulness durante ocho semanas, se producen cambios anatómicos y funcionales en diversas estructuras del cerebroHozel et al (2009)

 

     

     

     

     

     

     

     

     

     

     

     

     

     

     

     

    MEDITACIÓN PARA PRINCIPIANTES

    MEDITACIÓN PARA PRINCIPIANTES

    ¿Cómo comienzo a practicar la meditación? 

    Puedes elegir la postura que te resulte más confortable, acostado o sentado, los ojos puedes tenerlos abiertos o cerrados, pero es muy importante tener en cuenta que, aunque sea en una silla o cojín, la espalda, el cuello y la cabeza deben estar en la misma vertical, los hombros deben estar relajados y las manos en una postura cómoda. Una vez en la postura elegida se trata de prestar atención a un aspecto concreto de la experiencia como podría ser la respiración, los sonidos del exterior, los pensamientos y emociones que pasan por nuestra mente, aunque la práctica más elemental es la atención a nuestra respiración, en este caso y como recomendación para principiantes, dirigimos nuestra atención a la respiración, sintiendo cómo entra y cómo sale el aire. Permaneciendo en el presente, instante tras instante y respiración tras respiración.

    Mientras observamos las sensaciones de la entrada del aire y de la salida del aire, poniendo el foco en el pecho, el abdomen o en las fosas nasales, notaremos cómo a los pocos minutos nuestra atención se aleja del foco de la respiración. Esto se debe a que la mente se distrae, ya sea por los pensamientos, incomodidad del cuerpo, o cualquier otra causa.

    Cuando descubrimos que nuestra atención se ha ido a otro lado, lo dejamos ir y dirigimos de nuevo con amabilidad la atención a nuestra respiración. De esta forma entrenamos a la mente a ser amable, menos reactiva, nos fortalecemos interiormente, produciéndose un entrenamiento de la mente que consolida y profundiza en nuestra concentración.